Historia y patrimonio

Historia

El nombre Hasselblad ha estado unido a las cámaras desde los comienzos de la fotografía. Al principio solo con la venta, después produciendo las herramientas con las que se captura la mirada. Nuestra tradición de diseñar cámaras pensando en los fotógrafos, con una calidad de imagen superior, fiables y versátiles, se remonta a más de medio siglo. La historia de nuestras cámaras es casi tan fascinante como las propias cámaras.

lunar-oldskool3_FlatEn 1841, hace más de 150 años, en la ciudad portuaria de Gotemburgo, al oeste de Suecia, la familia Hasselblad estableció su primera empresa comercial, F.W. Hasselblad & Co. Gotemburgo, por su proximidad al continente europeo y sus conexiones comerciales históricas con Gran Bretaña, Holanda, Dinamarca, Alemania y muchos otros países era el lugar idóneo para una empresa internacional de exportación e importación. F.W. Hasselblad & Co se convirtió enseguida en una de las casas comerciales más prósperas de Suecia. También empezaron a importar suministros y productos para el floreciente campo de la fotografía.

Cuando Arvid Viktor Hasselblad, hijo del fundador de la empresa y ávido fotógrafo aficionado, estableció una división fotográfica en la empresa, comentó: “No creo que vayamos a ganar mucho dinero con esto, pero al menos podremos hacer fotos gratis”.

Muy pronto se demostró que Arvid Viktor estaba muy equivocado sobre el potencial de rentabilidad, y el departamento fotográfico se convirtió en una parte importante de F.W. Hasselblad & Co. Cómo iba a imaginarse adónde llevarían estos primeros pasos en la importación de cámaras y películas.

Tengo una cámara, me voy de viaje

Durante su luna de miel en Inglaterra, Arvid Viktor conoció a George Eastman, el hombre que pronto fundaría la Kodak Company y pondría la fotografía al alcance del consumidor medio. Con un simple apretón de manos los dos iniciaron una colaboración comercial que duraría casi 80 años. En 1888 Hasselblad empezó a importar los productos de Eastman como distribuidor exclusivo para Suecia. La creciente popularidad de la fotografía y los correspondientes avances técnicos en el campo provocaron una mayor demanda de productos fotográficos, una demanda que la empresa Hasselblad estaba encantada de satisfacer. La división fotográfica de la empresa creció tan deprisa que en 1908 la familia creó una empresa aparte para atender el floreciente negocio. Esta empresa, Hasselblad’s Fotografiska AB, era el distribuidor en exclusiva para Suecia de los productos que ahora se llamaban Eastman Kodak.

Se establecieron laboratorios de revelado y una red nacional de tiendas. La colaboración, basada en la confianza y en el honor entre dos hombres, tuvo un gran éxito.

Karl Erik Hasselblad, nieto del fundador de la compañía, se dio cuenta del enorme beneficio que había dado la fotografía a la empresa y actuó en consecuencia. El hijo de Karl Erik, Victor, que había nacido en 1906, fue educado para convertirse en el heredero natural del negocio familiar. Victor, que era un niño tímido y sensible con dos hermanas y un hermano menor, le gustaba pasear por el campo y se aficionó a observar pájaros, un pasatiempo que conservaría durante toda su vida. Victor fue un adolescente precoz apasionado por la fotografía, un interés que había heredado de su abuelo, y con la determinación de mejorar el material existente.

young-victor-in-hollandDe esa época conservó apuntes meticulosos de su hallazgos y sus cuadernos ya contenían ideas para mejorar las cámaras. Ahora nos puede resultar curioso, pero Karl Erik sacó a su hijo del colegio a los 18 años, interrumpiendo sus estudios y lo envió a Dresde, Alemania, para que aprendiera la técnica de fabricación de las cámaras y ópticas desde abajo.

Para Victor fue un regalo caído del cielo. El joven a menudo madrugaba y se iba a ver pájaros antes de entrar en el colegio. Solía dormirse en las clases porque que estaba agotado. Quizás una forma de educación alternativa era justo lo que necesitaba.

Victor pasó los años siguientes aprendiendo lo que su padre consideraba adecuado, estudiando en el mundo real, no en el aula. El joven Victor viajó por todo el mundo y pasó esa época de su vida como aprendiz en la industria de las cámaras. Primero en Alemania y Francia, después en Estados Unidos, trabajando en fábricas de cámaras y películas, laboratorios de revelado, tiendas de fotografía, en cualquier sitio que le aportara conocimientos y le ayudara a comprender el mundo de la fotografía y la fabricación de cámaras y objetivos. El padre de Victor deseaba que adquiriera una amplia educación que le sirviera para dirigir el negocio familiar. El mundo iba a ser el laboratorio de investigación y desarrollo personal de Victor.

Y en cierto modo así fue. Cuando no estaba en las fábricas o en las tiendas aprendiendo el negocio y la parte de producción del negocio de las cámaras, Victor recorría el campo esperando pacientemente para capturar imágenes de pájaros y de otros animales con su cámara. La experiencia fotográfica – y la paciencia– obtenida durante esas horas en los bosques sería inestimable más adelante.

Igualmente inestimable fue su exposición a la parte comercial de la industria de las cámaras. La posición y los contactos de la familia Hasselblad le dieron a Victor un acceso único a la comunidad internacional y a una de las mentes más privilegiadas para los negocios. Victor se hizo amigo de George Eastman, el socio comercial de su familia. Eastman, uno de los empresarios de mayor éxito y más visionarios, fundador de la Kodak Company, perfeccionó el rollo de película y fue una de las figuras más importantes del mundo de la fotografía.

El experimentado empresario acogió a su protegido en la sede de la empresa y en su casa de Rochester, Nueva York. Esta amistad sería muy provechosa en los años siguientes. A través de Eastman, Victor conoció a magníficos fotógrafos y técnicos. Victor regresó finalmente a Suecia y al negocio familiar, pero acababa de empezar una larga historia de amor con el joven país del otro lado del Atlántico.

De vuelta en Europa, Victor continuó viajando, primero a Holanda, después a Francia y a Marruecos, siguiendo la pista de aves raras y fotografiándolas. Participó en una gran exposición fotográfica en Gotemburgo en 1928 y en 1934 conoció a Erna Nathorst, que tenía 19 años, y se casó con ella. En 1935 Victor publicó un libro titulado “El paso de las aves migratorias”, que contenía una gran cantidad de fotografías de pájaros durante el vuelo, una rareza para la época.

VH bird bookEl regreso de Victor a la empresa familiar no había sido un gran éxito y se vio perturbado por los conflictos familiares y las desavenencias con su padre. Era cuestión de tiempo que Victor creara su propia empresa. En 1937 Victor Hasselblad abrió su propia tienda de fotografía, llamada precisamente “Victor Foto”, en el centro de Gotemburgo. Además de la tienda tenía un laboratorio de revelado y fue su primer paso empresarial independiente de su familia. Victor tenía talento para los negocios y el marketing, y tanto la tienda como su propietario recién casado tuvieron mucho éxito.

En 1939 comenzó la guerra y la invasión alemana de Dinamarca y Noruega. A principios de los años cuarenta, la Segunda Guerra Mundial sacudía a toda Europa. La invasión alemana de los países escandinavos vecinos llevó a la movilización total del desprevenido ejército sueco. El país neutral a toda costa se preparaba a toda prisa. Mientras tanto, las tropas alemanas estaban al otro lado de la frontera noruega. Los aviones de vigilancia alemanes violaron el espacio aéreo sueco y varios cayeron en suelo sueco. La mayoría de los aviones – y sus equipamientos – fueron destruidos. Sin embargo, parece ser que uno se rindió con su carga intacta: una cámara alemana de vigilancia aérea en perfecto estado. No se sabe exactamente dónde ni cómo el ejército sueco se hizo con la cámara, pero una cosa está clara: era un equipo que sería de muchísima utilidad para el ejército sueco. Sin embargo, capturar una cámara alemana y saber cómo producir cámaras similares eran dos cosas distintas. El gobierno sueco cayó rápidamente en la cuenta.

Por entonces, Victor Hasselblad tenía treinta años y pico y se había labrado fama como experto en cámaras. Había publicado varios artículos sobre fotografía y problemas técnicos y, por supuesto, su apellido figuraba en la mayor cadena de suministros de fotografía del país. Se daba casi por sentado que el ejército sueco acudiría a Victor para que les ayudara.

Un hombre de manos pequeñas

En la primavera de 1940, el gobierno sueco se puso en contacto con Victor Hasselblad, que tenía entonces 34 años, y le preguntó si podría producir una cámara idéntica a la alemana. Según la leyenda, Victor respondió “No, pero puedo hacer una mejor”. Ese mes de abril, Victor abrió un taller de cámaras en un cobertizo de un taller mecánico en el centro de Gotemburgo.

Muy cerca había un desguace, donde se aprovisionaría de las materias primas que necesitaba. Por las noches, con ayuda de un mecánico muy hábil del taller de automóviles y de su hermano, Hasselblad empezó a hacer ingeniería inversa de la cámara alemana y a diseñar la que sería la primera cámara Hasselblad, la HK 7.

HK-7-bwEn unos meses la empresa tenía una fábrica adecuada con veinte trabajadores y en 1941 el pequeño negocio, llamado originalmente Ross Incorporated, se trasladó a unas instalaciones nuevas y empezó a fabricar en serie la HK 7 de mano. El formato de la cámara era de 7×9 cm con película de 80 mm y tenía dos objetivos intercambiables, el primero un Zeiss Biotessar y el segundo un Meyer Tele-Megor o un Schneider Tele-Xenar.

A finales de 1941 Victor recibió un nuevo pedido de la Aviación para una nueva cámara, que debía tener un negativo de mayor formato y una montura fija en el avión. El ejército estaba muy satisfecho con la HK 7 y su sucesora, la SKa4, que tenía varias funciones únicas que serían importantes para la producción de posguerra en Hasselblad, como por ejemplo los cartuchos de película intercambiables. Después vendrían más cámaras.

En 1942 murió Karl Erik Hasselblad y Victor compró la mayoría de las acciones de la empresa familiar, F.W. Hasselblad. La producción de cámaras para el ejército sueco continuó; entre los años 1941 y 1945 Hasselblad entregó un total de 342 cámaras. Durante todo este tiempo Hasselblad consideró la producción de cámaras para el ejército como el primer paso hacia el desarrollo de una cámara de uso civil. Pronto contaría estos planes a sus compañeros de trabajo, diciendo que no tenía la intención de fabricar solamente cámaras para el ejército. Victor explicó que tenía puesta la vista en el mercado de uso general y en un nuevo tipo de cámara. Una cámara portátil de la máxima calidad. Una cámara que cupiera en la mano, decía. Y Victor Hasselblad tenía las manos muy pequeñas.

La joven empresa de cámaras se puso a trabajar para alcanzar su sueño, diseñando y rediseñando prototipos de cámaras mientras seguían con la producción para el ejército. Sin embargo, tendría que acabar la guerra para que Victor se pudiera entregar totalmente a la investigación y el desarrollo de su nueva cámara. Mientras tanto, Victor mantenía ocupados a sus trabajadores con la producción de mecanismos sensibles para relojes de muñeca y pared. En conjunto se produjeron más de 95 000 mecanismos para relojes. Un buen entrenamiento para el detallado mecanismo que iban a necesitar las futuras cámaras.

 

La cámara de una nueva época

Cuando terminó la guerra, Victor centró todo el trabajo del equipo en la producción de un nuevo estilo de cámara de uso general. El 6 de octubre de 1948 Victor presentó al mundo la primera cámara Hasselblad de uso general, la Hasselblad 1600F.

USA advertEste modelo, una cámara 6×6 monocular y espejo réflex con objetivos Kodak intercambiables, chasis para películas y visores, se presentó con gran éxito en una conferencia de prensa en Nueva York. La cámara 1600F fue recibida con entusiasmo por la crítica y era una auténtica revolución de la ingeniería.

Sin embargo, tenía algunos defectos. Las primeras Hasselblads eran maravillas de la tecnología en muchos aspectos, y desde luego eran preciosas, pero sus interiores tan avanzados eran muy delicados. La producción de un tipo de producto completamente nuevo siempre tiene escollos, y la cámara de Victor no fue una excepción. Los relojeros de la fábrica de Victor eran expertos en la fabricación de piezas de precisión, pero no estaban acostumbrados a fabricar mecanismos que aguantaran el esfuerzo mecánico que debe soportar una cámara manual. Unas mejoras llevaron a otras y se fueron perfeccionando todos y cada uno de los elementos de la 1600F.

Algunas de las cámaras “defectuosas” sobrevivieron a pesar de los esfuerzos de Victor, para deleite de coleccionistas e historiadores. Estas primeras 1600F, aunque no están a la altura de las exigencias de calidad de Victor, han sobrevivido más de medio siglo. Finalmente, las mejoras del diseño llevaron a una nueva cámara, de la que el propio Victor estaba orgulloso, la 1000F.

La nueva 1000F había presentado muchas funciones mejoradas y perfeccionadas y una nueva serie de objetivos que se elevaba ahora a seis. A partir de 1952 la cámara empezó a ser valorada por sí misma. La revista estadounidense Modern Photography probó la nueva Hasselblad 1000F y presentó unos resultados espectaculares. Los probadores de la revista hicieron 500 rollos de fotos con la cámara e incluso la dejaron caer a propósito. Dos veces.

La Hasselblad no se rompió y ni siquiera se desalineó. Nos quedaríamos cortos diciendo que los problemas de resistencia se habían resuelto. Había nacido una leyenda.

Un pequeño paso

El éxito del diseño y las cámaras y el dinero que generaron ayudaron a ampliar la empresa de Victor. El desarrollo continuó y se inventaron nuevos diseños. A cada nuevo paso Victor aprovechaba su larga red de contactos y su propia experiencia como fotógrafo, incorporando las opiniones y los consejos que recibía.

earthEn 1957 Hasselblad repitió el éxito de sus primeras cámaras con un nuevo producto revolucionario, la Hasselblad 500C. Esta cámara sensacional tenía objetivos con obturadores centrales de láminas y sincronización de flash con todas las velocidades de obturación. Después llegaría la Hasselblad SWA en 1954, seguida por la Hasselblad SWC gran angular (1957), y la Hasselblad 500 EL con motor (1965). Estas cámaras fueron la base del sistema Hasselblad durante muchos años. La filosofía básica del sistema – su modularidad, versatilidad y fiabilidad – ha orientado la línea de productos de Hasselblad durante más de cincuenta años. El planteamiento Hasselblad ha sido copiado y emulado muchas veces, pero nunca igualado. El nombre Hasselblad se convirtió en sinónimo de la máxima fiabilidad y calidad de imagen en cámaras.

Esta fama fue sin duda un factor importante cuando un joven astronauta de la NASA se llevó la primera Hasselblad al espacio en 1962. Este viaje fue el comienzo de una larga colaboración mutuamente beneficiosa con la mayor agencia espacial del mundo.

Hasselblad en el espacio

En 1969 la saga espacial Hasselblad continuó con el Apolo 11, y las primeras imágenes del hombre en la luna y de la tierra desde la luna capturadas por Neil Armstrong y Edwin “Buzz” Aldrin Jr., con una Hasselblad 500EL/70. Quizás no haya otras imágenes en la historia de la fotografía más famosas e influyentes que las tomadas con Hasselblads en el espacio. Como era de esperar, Victor y sus ingenieros utilizaron los avances y los nuevos productos que surgieron de las cámaras espaciales para añadir características y funciones vanguardistas a las cámaras que vendían en la tierra. El mundo había sido su laboratorio de pruebas y ahora el laboratorio se hacía aún más grande..

El sueño continúa

En 1966, Victor Hasselblad vendió la empresa de distribución y la red de tiendas “Hasselblad Fotografiska AB” a Kodak, dando por terminada la colaboración, pero no la amistad en la que se cimentaba. En 1976, Victor estaba listo para ceder las riendas de su empresa y eligió a la compañía de inversiones sueca Säfveån AB, que compró Victor Hasselblad AB.

Victor Hasselblad murió en 1978, a los 72 años. En su herencia dejó la mayor parte de su considerable fortuna a la Fundación Erna y Victor Hasselblad. El objetivo de esta fundación es fomentar la investigación y la enseñanza académica de las ciencias naturales y la fotografía. El premio anual de fotografía, The Hasselblad Foundation International Award in Photography, es el de mayor prestigio del mundo y un adecuado homenaje a la figura de Victor y al mundo de la fotografía que tanto amó. Si desea más información sobre la Fundación Hasselblad y sus premios y actividades, visite su sitio website.

En 1984 VHAB (Victor Hasselblad AB) empezó a cotizarse en la Bolsa de Estocolmo, conservando Säfveån un 57,5 % de las acciones. En 1985 VHAB, todavía en primera línea del desarrollo de cámaras, estableció una filial, Hasselblad Electronic Imaging AB, para el desarrollo, producción y comercialización de sistemas de imágenes digitales y para la transmisión digital de imágenes.

old victorEste establecimiento fue uno de los primeros dedicados al nuevo mercado de la fotografía digital. Ese mismo año, la empresa sueca Incentive AB adquirió un 58,1 % de las acciones de VHAB, convirtiéndose en accionista mayoritario. En 1991 Incentive adquirió el resto de las acciones y VHAB se convirtió nuevamente en una empresa privada. En 1996 Incentive vendió la empresa a UBS, CINVen, y a los directivos de Hasselblad.

A lo largo de toda su historia, Hasselblad ha elegido cuidadosamente a sus proveedores y colaboradores, formando largas relaciones con empresas tan prestigiosas como Kodak y Zeiss por citar dos de ellas. En 1998, como resultado de una de estas relaciones Hasselblad, junto con Fuji Photo Film, revolucionaron nuevamente el sector de las cámaras fotográficas con la presentación de la nueva cámara Hasselblad XPan. Un sistema único desarrollado y producido por Hasselblad en estrecha colaboración con Fuji. La XPan utiliza películas normales de 35 mm para producir imágenes panorámicas de formato medio o fotografías de 35 mm con el mismo rollo de película. La cámara es el fruto de un largo proyecto de colaboración en investigación y desarrollo con cámaras de formato dual y película de 35 mm para fotógrafos profesionales y aficionados exigentes. Con este concepto de cámara, Hasselblad añade una nueva dimensión al mundo de las películas de 35 mm y un complemento perfecto a la amplia gama de cámaras Hasselblad.

En 2002 se presentó otro sistema de cámaras revolucionario. Esta vez se trataba de una cámara de formato medio de 6×4,5 que incorporaba los últimos avances tecnológicos como autoenfoque y un control electrónico muy avanzado mediante chip. Se diseñó pensando en la tecnología digital y fue un éxito inmediato. Unos meses después, el Grupo Shriro -un antiguo distribuidor de Hasselblad en la región de Asia y Pacífico– adquirió la mayoría de las acciones de Victor Hasselblad AB. También se produjeron cambios en la producción general cuando se construyeron nuevas instalaciones en Gotemburgo para quitar presión del edificio Hasselblad, donde se habían fabricado las cámaras casi desde el principio y que se había quedado pequeño. En consonancia con las nuevas instalaciones y el nuevo sistema avanzado de cámaras, Hasselblad dio otro gran paso adelante cuando Shriro adquirió Imacon, fabricante danés de respaldos y escáneres digitales. Las dos empresas se fusionaron en una unión de sinergias centrada principalmente en las novedades digitales para satisfacer la creciente demanda de los fotógrafos profesionales.

Este movimiento fue un paso clave en la evolución del mercado de las cámaras de formato medio. Hasta ese momento, los fabricantes de cámaras de formato medio producían cámaras y objetivos, y otras empresas construían los respaldos digitales para que las cámaras de rollo hicieran fotografías digitales. La mayoría de las empresas de respaldos vendían productos que podían utilizarse con cámaras de distintas marcas. Imacon era uno de esos fabricantes de respaldos; al fusionarse con Hasselblad, resultaba evidente que esta quería impedir a otros fabricantes de respaldos el acceso a la nueva línea de productos, que les permitiría hacer una transición sin problemas a cámaras totalmente digitales mientras que la competencia seguía fabricando cámaras en las que los controles basados en película y la captura digital no estaban completamente unificados. De esta forma afianzamos nuestra posición en el mercado y el 30 de junio de 2011, la empresa de capital privado Ventizz anunció que había adquirido el 100 % de Hasselblad.

La historia continúa, tanto en el espacio como aquí en la tierra. Nuestro desarrollo y evolución no cesan. Seguimos progresando continuamente, perfeccionando las cámaras que llevan el apellido de Victor. Continuamos esforzándonos para seguir su ejemplo; para tomar los aspectos más útiles de la tecnología actual, infundirles la calidad y factura artesanal tradicionales y producir herramientas de vanguardia que sean igual de fiables dentro de cincuenta años como hoy resultan innovadoras.

 

Modelo de cámara
Tiempo de exposición
Apertura
ISO
Modo de exposición
Exposición automática Exposición manual Auto bracket
Fotógrafo